Practicar ejercicio ayuda a mejorar el bienestar físico y mental

Es importante plantearse qué importancia tiene el deporte actualmente en la sociedad. ¿Se está haciendo todo lo posible por concienciar a la población de la importancia de la actividad física y el autocuidado en nuestra salud física, psíquica y social?

Son múltiples los beneficios que se pueden conseguir mediante la práctica deportiva. Si nos centramos en la salud de la población podemos observar que con el paso del tiempo la mejoría es sorprendente, no solo a nivel cardiovascular, respiratorio u orgánico, sino también a nivel psicológico, pero ¿Qué consideramos ejercicio físico?

A pesar de existir varios criterios, es necesario conocer el concepto que se emplea sobre actividad física. Cuando se analizan estos criterios podemos concluir que la actividad física son todos los movimientos naturales y/o planificados que realiza el ser humano obteniendo como resultado un desgaste de energía, con fines profilácticos, estéticos, de performance deportiva o rehabilitadores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la actividad física como todos los movimientos que forman parte de la vida diaria, incluyendo trabajo, recreación, ejercicios y deportes. Es necesaria para la promoción y conservación de la salud.

La actividad física se convierte en una herramienta efectiva para mejorar la calidad de vida de las personas.

Beneficios del ejercicio físico

En el estilo de vida actual existe poco espacio para el cuidado y mantenimiento de la salud. Por esta razón, un porcentaje elevado de las enfermedades de los países desarrollados tienen su origen en la instauración de malos hábitos: sedentarismo, consumo de tabaco y alcohol, déficit nutricional debido a una alimentación hipercalórica, así como recurrir al uso de fármacos para el tratamiento de cualquier patología; a todo ello, se le suma la presencia de factores estresantes.                                                                                                                                                                                 

La actividad física y el deporte constantemente se relacionan con hábitos de vida saludable, permitiendo mejorar significativamente la salud física y mental de las personas. Sin embargo, el sedentarismo se ha convertido en un problema de salud pública, generando como consecuencia enfermedades degenerativas, cardiovasculares y metabólicas, entre otras. Ante esta situación, queremos remarcar los beneficios a niveles físicos, psicológicos y sociales de la práctica físico-deportiva tanto a nivel terapéutico como preventivo.

Destacamos dos tipos de beneficios:

  1. Directos
  2. Indirectos

Beneficios directos de hacer ejercicio

Dentro de estos efectos positivos encontramos aquellos que obtenemos de manera natural al realizar la práctica físico-deportiva:

A nivel físico

 

1. Mejora de la condición física:

Ayuda en el sano crecimiento de huesos y articulaciones, aumentando la masa muscular y favoreciendo el desarrollo de capacidades físicas como la fuerza, velocidad, resistencia y flexibilidad, manteniendo nuestro cuerpo en un estado eficiente para las tareas que se presentan en la vida cotidiana.

Así, nos ayuda a prevenir y/o minimizar las consecuencias de la osteoporosis, artrosis, tendinitis, dolores musculares como puede ser el dolor cervical y de espalda, además de una mejoría de la posición corporal por el fortalecimiento de los músculos lumbares.

2. Previene enfermedades cardiovasculares y respiratorias:

El corazón es un músculo, así que trabajarlo de manera constante y a niveles óptimos con actividades cardiovasculares y aeróbicas, favorecerá la circulación y la oxigenación de la sangre. De este modo, permite disminuir la aparición y/o consecuencias de enfermedades como la hipertensión arterial, reducción de los niveles de colesterol, obesidad, además de lograr la mejora de las funciones pulmonares.

hacer ejercicio

A nivel psíquico

 

1. Cuarteto de la felicidad:

Durante la práctica física, nuestro cerebro segrega una serie de hormonas denominadas “cuarteto de la felicidad”, ¿Cuáles son dichas sustancias químicas?:                                                                           

  1. Endorfinas: son las responsables de otorgarnos un estado de calma y alegría. Van a ser las encargadas de disminuir la ansiedad y aumentar la sensación de placer. Debido a su efecto analgésico, ocasiona un aumento del umbral del dolor provocando la reducción de sensación del mismo.                                               
  2. Serotonina: cumple un papel importante en la regulación de los estados de ánimo, manteniéndolos más estables. Asimismo, la serotonina controla la temperatura corporal. Tras el ejercicio físico, deja una sensación de calma que repercute de manera directa sobre el descanso, permitiendo conciliar mejor el sueño y regulando la ingesta de alimentos.                                                                                                                                                                            
  3. Dopamina: comúnmente conocida como la “hormona del placer”. En lo que refiere a la práctica físico-deportiva, tiene que ver con la motivación, con la consecución de objetivos. Además, juega un papel importante en las funciones ejecutivas de aprendizaje y memoria.                               
  4. Oxitocina: facilita la unión emocional y el vínculo afectivo con los que nos rodean. El deporte hace que su presencia en el cuerpo aumente generando un sentimiento de confianza y aprecio hacia los demás.
2. Mejora las funciones cognitivas y de memoria:

El ejercicio favorece la producción de nuevas neuronas (neurogénesis) y la conexión entre ellas, denominada sinapsis, incrementando así la creación de más células del hipocampo que son las responsables de la memoria y el aprendizaje.

3. Autoestima:

En lo que refiere a nuestra autoimagen, verse bien físicamente mejora la percepción que se tiene de uno mismo. Esto ayuda a tener una visión más positiva de la persona y hace que incrementemos nuestra autovaloración favoreciendo nuestra autoestima.

Por otro lado, algo que aporta el ejercicio físico es una funcionalidad más intensa y duradera en el tiempo. Si te sientes ágil y ves cómo se optimiza la capacidad de resistencia, fuerza, coordinación, velocidad, estabilidad o flexibilidad, entre otras, observarás que estás en forma. Esto dotará de una gran seguridad y satisfacción que repercutirá en el día a día.

A nivel social

 

1. Fortalece lazos afectivos:

Si se realizan actividades que fomenten las relaciones interpersonales, como pueden ser los deportes colectivos o clases conjuntas en gimnasios, se potenciarán valores como el trabajo en equipo, el compañerismo y la cooperación, importantes en la interacción del individuo como ser social. Esto tendrá un beneficio en el entorno de la persona ya que favorecerá la comunicación y la convivencia.

2. Mejora la integración y las relaciones sociales:

Los beneficios que se obtienen con el ejercicio físico como son la confianza personal y/o el desarrollo de las habilidades sociales van a estar ligados a una mejora en las relaciones interpersonales.

beneficios deporte

Beneficios indirectos de practicar ejercicio

Dentro de estos beneficios encontraríamos aquellos que la persona obtiene de manera colateral con la práctica deportiva, propio de un estilo de vida más saludable. Ejemplo de ellos encontramos:

  • Control en la alimentación.
  • Reducción del consumo de alcohol y tabaco, entre otras sustancias tóxicas.
  • Adquirir rutinas que favorecen un orden personal.
  • Mejor respuesta ante los miedos, las inseguridades o las decepciones.
  • Incorporación de herramientas para controlar la resistencia a la frustración.
  • Conocimiento introspectivo del individuo.

Programa terapeútico de Clínica López Ibor

Las sesiones de “Psicomotricidad” llevadas a cabo en la Clínica López Ibor tienen la filosofía, objetivos y principios de que toda persona tiene unas necesidades y características especiales para el desarrollo físico, psicológico, social y emocional.

Por ello, en todos los programas terapéuticos llevados a cabo en nuestro Centro, la prescripción de la actividad físico-deportiva se considera parte esencial del proceso terapéutico, mediante la cual se recomienda su práctica regular, bien sea colectiva o individualizada en función de las necesidades y adecuación física de la persona.

Tiene como objetivo que todos los pacientes psiquiátricos obtengan los mayores beneficios durante su ingreso y tratamiento. Ayuda a instaurar rutinas, favorece la asimilación del tratamiento farmacológico y en algunos casos puede contrarrestar efectos secundarios de la medicación como la sensación de pérdida de equilibrio, coordinación, etc.

De esta forma, el conjunto ordenado y sistemático de actividades en la programación semanal, puede ayudar a complementar el trabajo terapéutico, incluyendo la mejora a nivel muscular, aeróbico y de distrés físico, así como el incremento de hábitos saludables y beneficios emocionales que el paciente puede instaurar de cara al alta en su contexto natural.

Conclusión

El ejercicio físico tiene un beneficio tanto en la salud física como en la salud mental. Como se ha resaltado, existe una relación positiva entre la práctica de actividad deportiva y un menor riesgo de padecer enfermedades de carácter físico y/o mental. De igual forma, también existe suficiente evidencia teórica sobre los beneficios en variables emocionales y físicas, resaltando la ansiedad, depresión y disminución del estrés; de la misma manera mejora de las capacidades cognitivas, habilidades sociales, autoconcepto, resiliencia y reducción de enfermedades degenerativas.

Fabio López

Volver
Contacta con nosotros