¿Necesitas ayuda?

Citas y Urgencias

Solicita cita, urgencia u hospitalización 24 horas

¿Qué necesitas?

Cita online
Rellena nuestro formulario para solicitar cita
Cita telefónica
Llámanos al +34 913 162 740
Hospitalización
Rellena el formulario para solicitar ingreso
Urgencias 24 horas
Llámanos al +34 913 162 740

Clínica López Ibor en Diario Marca: Mujeres que fuman

11/06/2024

Aproximadamente el 20% de las mujeres adultas en el mundo fuman, y en Europa y América las tasas alcanzan el 25%, lo cual es alarmante si consideramos los efectos adversos del tabaco en la salud”, comenta Ignacio Basurte Villamor, director médico de la Clínica López Ibor. Las mujeres suelen desarrollar una dependencia a la nicotina más rápidamente que los hombres, lo que hace más difícil que dejen el hábito.

El consumo de tabaco en mujeres ha aumentado en muchas partes del mundo. La mayoría de las mujeres comienzan a fumar entre los 13 y 15 años, influenciadas por factores sociales, familiares y publicitarios. Las mujeres adultas a menudo comienzan a fumar debido al estrés, la ansiedad, la presión social o laboral, y en algunos casos, la búsqueda de control del peso. Eventos estresantes como el divorcio o la pérdida de un ser querido también pueden desencadenar el inicio del consumo de tabaco.

El tabaco puede producir inicialmente una sensación de alivio del estrés y la ansiedad, pero a largo plazo puede aumentar los niveles de ansiedad y depresión. La dependencia psicológica puede llevar a una percepción errónea de que el tabaco es necesario para manejar las emociones negativas.

Las mujeres desarrollan dependencia a la nicotina más rápidamente y experimentan síntomas de abstinencia más intensos debido a factores hormonales, psicológicos y sociales. Fuman por motivos como el manejo del estrés o la regulación del peso, lo que puede hacer que la adicción sea más profunda y difícil de superar. Además, el aumento de peso al dejar de fumar es una dificultad adicional, ya que se recupera el gusto y el olfato. Para manejar el estrés y la ansiedad sin recurrir al tabaco, se recomiendan:

  • Ejercicio físico: Reduce el estrés y mejora el estado de ánimo.
  • Técnicas de relajación: Yoga, meditación y respiración profunda.
  • Terapia psicológica: La terapia cognitivo-conductual (TCC) es útil para manejar la ansiedad y el estrés.
  • Apoyo social: Relaciones saludables y apoyo de amigos y familiares.
  • Sustitutos de nicotina: Parches, goma de mascar o pastillas.

Leer el artículo completo aquí.

Es importante tratar el tabaquismo y cualquier trastorno mental subyacente de manera simultánea para un tratamiento exitoso. Un enfoque integral debe centrarse en tratar tanto la adicción al tabaco como los trastornos mentales subyacentes, ofreciendo un apoyo completo y personalizado para cada paciente.

¡Compártelo!

También te puede interesar

Clínica López Ibor en El Mundo: dependencia emocional en la pareja
Clínica López Ibor en Diario Marca: Mujeres que fuman
El auge de los vapeadores y su impacto en los jóvenes