7 claves para cuidar tu cerebro

Tu cerebro es un órgano muy valioso, tu cerebro eres tú. El cerebro es misterioso y desconocido, complejo y fascinante. Los rápidos cambios y el ritmo de vida de la sociedad actual, lo están poniendo constantemente a prueba. Por todo ello es importante que lo cuidemos.

¿Por qué cuidar nuestro cerebro?

Cuidar nuestra salud cerebral es sinónimo de plenitud y calidad de vida. El poder del autocuidado depende de ti.

Llevar un estilo de vida saludable puede retrasar el envejecimiento cerebral, prevenir el desarrollo de algunas enfermedades y demorar la aparición o progresión de otras. Así mismo será importante reducir factores de riesgo de la aparición y progresión de los trastornos neurológicos.

Claves para mejorar nuestra salud mental

Mantener buenos hábitos de alimentación, descanso y actividad física moderada, así como aprender a gestionar los estresores, reforzar nuestra vida social y aficiones son algunas de las claves para mejorar nuestra salud mental.

Incrementar y aumentar la reserva cognitiva es una estrategia de gran eficacia. Desarrollar el interés por aprender, el cultivarse e incentivar las ganas de probar y experimentar nuevos aprendizajes es posiblemente una de las mejores herramientas para evitar el deterioro cognitivo. Nunca es tarde para aprender cosas nuevas. El cuidado que le des a tus neuronas durante toda tu vida, podrá y será determinante a la hora de enfrentarse al deterioro ya sea propio de la edad o bien adquirido por alguna enfermedad, demencia o daño cerebral sobrevenido.

Crear nuevas conexiones neuronales incentiva la expansión y el cuidado de nuestro cerebro. Fomenta el desarrollo de un cerebro resiliente. Estableciendo nuevas sinapsis, construimos un cerebro más sano y cultivado que resistirá durante más tiempo y combatirá con mayor calidad de vida las adversidades del deterioro.

¿Cómo puedo mejorar mi reserva cognitiva? 

El cerebro es un órgano en constante expansión, incentivar la curiosidad, fomentar el interés por el aprendizaje será clave para mejorar su resistencia. “El saber no ocupa lugar”, “Nunca es tarde para aprender”; estas serán algunas de las motivaciones que nos incentiven a seguir cultivándonos.

A través de la curiosidad, del disfrute y de la inquietud, será más fácil motivarnos en aprender y de aprovechar el potencial de las capacidades de nuestro cerebro. Por medio de nuestras emociones, alimentaremos la inquietud y las ganas de conocer. Aprender y tener mayor nivel cultural se puede convertir en un juego divertido. Será importante iniciar esta aventura con aspectos que nos agraden, que nos motiven o que nos resulten más atractivos.

Ejemplos prácticos:

1. A través del cine

Podemos mejorar nuestra reserva cognitiva a través del cine. Un ejemplo podría ser ver una película y al finalizar debatir acerca de la misma e investigar sobre la carrera cinematográfica de los actores, directores, etc. También se puede leer y reforzar información acerca del momento histórico en que se ha desarrollado la misma.

2. Lee las noticias

Estar informados y al corriente de la situación social, política e histórica en que vivimos es un pequeño ejemplo de cómo favorecer este desarrollo. Leer la prensa, atender los telediarios y estar pendiente de las situaciones que acontecen, nos ayudará a tener herramientas y habilidades para comunicarnos, compartir y poder establecer opiniones acerca de las distintas situaciones.

3. Cambia tus rutinas

La mejor manera de estimular cognitivamente es la vida misma, mostrarnos proactivos y dispuestos a esforzarnos en romper algunas de las rutinas que nos resultan cómodas y están automatizadas para ahorrarnos esfuerzos. Cambia el itinerario por el que acudes al trabajo, cambia el supermercado que tienes por habitual, así estimularás las habilidades visoespaciales, entre otras capacidades. Modifica los menús y comidas que tienes por hábito preparar. ¡Sal de la rutina! ¡Atrévete con algo nuevo!

4. Viaja

La situación actual no es la más idónea para viajar. Sin embargo, siempre puedes explorar y descubrir realidades y puntos de vista diferentes al habitual. ¿Has probado a pasear por otros barrios? ¿Salir a conocer algún pueblo cercano? ¿Probar nuevos restaurantes?

5. Retoma aficiones

La vida frenética y su ritmo nos puede hacer desatender aspectos que nos hacían disfrutar en el pasado. ¿Por qué no retomas tus objetivos pendientes? Siempre decimos que nos vamos a apuntar a clases de algo, a retomar alguna de nuestras aficiones o inquietudes. Hoy puede ser un gran día para ello. No lo dejes. Prueba nuevos retos, reencuéntrate con todo aquello que te haga disfrutar y te signifique un pequeño reto. ¿Apuntarme a clases de costura? ¿Retomar las maquetas que tanto que gustaban de niño?

6. Juega a juegos de mesa

A través del juego podemos reforzar nuestra reserva cognitiva. Jugar a juegos de mesa que refuercen y nos ayuden a ejercitar nuestra atención, concentración y así aprender y desarrollar estrategias para el almacenamiento y recuperación de la información aprendida. Estimular tu memoria y atención a través del juego puede ser muy divertido y funcional para la vida, así como para enfrentarnos a un futuro deterioro cognitivo.

A través del juego, reforzamos y estimulamos habilidades como el control de nuestros impulsos, así como el control de conductas automáticas o preestablecidas. También podemos reforzar la capacidad de planificación y estrategia que serán herramientas esenciales para nuestra vida. Por medio de los juegos podremos entrenar la toma de decisiones, el razonamiento y la deducción, entre otras habilidades.

Muchos juegos nos podrán ayudar a estimular y mejorar nuestra capacidad para adaptarnos al cambio, mostrando un pensamiento creativo, así como fomentar la mejor habilidad de adaptación y flexibilidad para aprender a resolver situaciones novedosas, inesperadas, no previstas ni anticipadas que seguro nos traerá la vida misma. También pueden estimular y reforzar habilidades visoespaciales y perceptivas.

7. Aprende una palabra nueva

El lenguaje, la capacidad para expresarnos, describir y compartir opiniones y sentimientos será esencial para poder cultivar y mejorar nuestra reserva cognitiva. Refuerza tu vocabulario por medio de la lectura y escritura y mejora así tu capacidad expresiva.

El deterioro cognitivo y los factores emocionales interfieren y deterioran nuestro acceso al léxico y la capacidad para expresarnos. Aprender cada día una palabra nueva, emplear en nuestra dialéctica términos nuevos que vayamos adquiriendo, reforzar un idioma o aprender uno nuevo son también estrategias de aprendizaje a través de las cuales preservar y mejorar nuestras sinapsis neurales. Por ello nuestro compromiso es ser responsables y mejorar nuestras conexiones neurales para reforzar nuestro lenguaje.

Conclusión

Con todos estos trucos mejoraremos nuestras habilidades cognitivas y de autorregulación emocional, así como nuestra tolerancia a la frustración. Desarrollar nuestra empatía nos ayudará a tener una mejora calidad de vida social. Comprender que hay límites, que a veces se pierde y otras se gana y que el azar formar parte de la vida será esencial.

Estas y otras muchas son algunas de las habilidades que debemos reforzar para mejorar el afrontamiento que haremos en el futuro ante el deterioro cognitivo.                     

Ana Gómez

Volver
Contacta con nosotros